HOLA AMIG@

Amigo de las letras y de los sones que ellas encierran, agradezco tu presencia en esta sinfonía de palabras, que sólo enmudecen para escuchar tu silencio. El precioso silencio de quien disfruta de la lectura. Te dejo mis versos y mis cuentos, para que vayas despacio, hacia tu propio encuentro.

lunes, 24 de agosto de 2015

Una Nueva Eternidad

Quién tiene a mano una espada,
de esas que rasgan los vientos,
de esas que en relámpagos dibujan
arcoíris de acero.

Necesito cortar el céfiro
en trozos más que pequeños,
dividir las aguas,
herir la corteza del fresno.
Necesito un soplo nuevo,
aquí en el pecho,
una nueva lluvia cayendo despacio/
desde muy adentro
y un perfume de madera/
calándome los huesos.
Necesito tallar auroras nuevas,
con una creación de pájaros
revoloteando sobre el pecho
y una voz de sauces,
llorando plañideros la muerte/
del sol poniente.
Necesito un día nuevo,
donde tú y yo nos reencontremos/
desde siempre.
Una nueva eternidad/
sin angustias y sin miedos/
sin adioses y sin regresos.
Eso busco, eso sueño.

martes, 18 de agosto de 2015

He roto el pacto



                                     
No pudo el silencio
ganarle a mis silencios
                           -rotos en otras contiendas-
cuando la palabra
                           -a borbotones-
desangraba mis secretos.
Se abrieron como flores de yeso
                           -en la sequedad del desierto-
para fertilizar el hambre
que tienen los versos,
                           -en el hueco tibio de mi voz reseca-
Para gritar en vano,
                          -mientras bate rojos pañuelos-
la original confesión de la sangre
que mi silencio transgresor
tergiversa a los cuatro vientos.
He roto el pacto.
Ahora vuelvo avergonzado
                         -rendido de tanto verbo-
a mascullar los gruñidos
de mi voz quebrada y absuelta.
                      -Nunca aprenderé-
me condena el sórdido rumor
de los poemas y sus pies descalzos
pisando las hojas que quemó el invierno
                        -cuando tu apagabas el fuego-
que ardía en nuestros pechos.

viernes, 14 de agosto de 2015

A veces llega

Aveces llega, como un barco
que nadie espera,
como una mancha que flota
en un mar de arena
donde el viento reina.

Y es como un viento
que susurra cantos de sirena
y encrespa las olas
cuando llega y se queda,
plasmada y serena.

A veces, me rio de pena
porque llorar no puedo,
sólo por eso,
pero sí quisiera gritarle
que no vuelva.

Pero a veces llega
y me trae recuerdos,
me arrastra de los pelos
si no quisiera verlos,
obstinada consecuencia.

La vida es un errante,
caminante de brújulas perdidas
que camina al filo de la noche,
con el mañana encendido
en fogatas que a veces duelen.

No hay culpa en la bitácora
ni los amarillos mapas
registran mis huellas,
sólo hay nostalgias
que a veces llegan...

como un barco que nadie espera.

sábado, 1 de agosto de 2015

Jardín de invierno (Haykùs encadenados)

Verde ladrillo
el pasto de mi jardín.
¿es invierno aún?

el tiempo muere
una muerte sufrida
en mi rosedal.

Es sangre limón
su dorado llanto azul,
le duele la paz.

Socabo tumbas
con mis manos agrestes,
es tiempo de dar

la vida en flor,
primavera gris sin luz
rompe tu terrón,

abre los surcos,
echa ahora tu raíz
golondrina azul.

Llora sin llorar,
que no te venza el dolor,
preciso podar.

Mutar la vida
es morir y renacer.
Bella eternidad.